Nacisteis juntos y juntos permaneceréis para siempre

 

Estaréis juntos cuando las alas blancas de la muerte esparzan vuestros días. 

Sí; estaréis juntos aun en la memoria silenciosa de Dios. 

Pero dejad que haya espacios en vuestra unión. 

Y dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros. 

Amaos el uno al otro, pero no hagáis del amor una cadena;

 Que sea, mejor, un mar moviéndose entre las orillas de vuestras almas. 

Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de una misma copa

Compartid vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo. 

Cantad y bailad juntos y estad felices, pero que cada uno de vosotros sea independiente. 

Las cuerdas de un laúd están solas, aunque vibren con la misma música. 

Dad vuestro corazón, pero no para que vuestro compañero lo tenga. 

Porque únicamente la mano de la Vida puede contener los corazones. 

Y estad juntos, pero no demasiado juntos. Porque los pilares sostienen el templo , pero están separados. 

Y, ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble. 


 

About these ads

There are no comments on this post.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: